Dicen, y con toda la razón del mundo, que la cocina es como el corazón de una casa.

Ahí es desde donde late, borbotea y fluye la sangre que da vida al resto de un hogar.

En una cocina pasan muchas cosas. No solo se preparan alimentos para toda la familia, también se tienen reuniones muy importantes, se repasan lecciones a unas pocas horas del examen, se enseñan fracciones básicas con un cuchillo y una pieza de fruta. Es un lugar todoterreno, en donde las cosas pasan y por donde los años pesan.

Por eso, es muy probable que te plantees algunas de estas preguntas.

¿Cómo renovar tu cocina al mejor precio? ¿Qué es lo que de verdad necesita una cocina moderna? ¿Cómo puedes aprovechar el limitado espacio con el que cuentas?

En KUIKO sabemos de estas y muchas cosas más, porque nuestro trabajo consiste en hacer que los proyectos – por difíciles que parezcan – se hagan realidad.

¿Estabas pensando en hacer una reforma en tu cocina?

Déjanos que te demos algunos consejos muy útiles.

Distribuye el espacio sabiamente

Piensa en un triángulo.

En cada una de sus puntas sitúa las tres categorías en las que se agrupan las tareas que realizas a diario en la cocina: cocinar, lavar, almacenar.

Con ese triángulo en mente, traspásalo a la realidad de la distribución de tu cocina. Lo primero que necesitas es una encimera larga y ancha en la que preparar alimentos y cocerlos o freírlos.

A continuación, un fregadero amplio con un grifo alto – y que pueda girar en caso de que esté pegado a la pared – para que tengas suficiente margen de maniobra, puedas dar la vuelta tanto a una sartén wok alargada como a una olla express diseñada para alimentar a 200 legionarios.

En resumen, cuando utilizas tu cocina casi siempre sigues los mismos pasos. Primero preparas alimentos, después friegas y secas sartenes/ platos y por último almacenas/organizas todo para que esté disponible de nuevo.

Y vuelta a empezar.

¿La distribución espacial de estas tareas en tu cocina forma un triángulo?

Si es así, te será más fácil pasar menos tiempo en la cocina. Si no, ya te hemos dado una buena idea para replantear la distribución de la cocina e incluirla en los “quehaceres” de tu reforma de tu cocina.

Elige calidad en los materiales

 El día a día te lo agradecerá.
La cocina es como el frente de batalla de una guerra que nunca termina.

¿Los enemigos? El desorden y la suciedad.

Humedad, quemaduras, manchas, ralladuras, golpes…Sobre la encima, la vitro y las paredes parece que todo vale. Y si vas a invertir en algo, hazlo en materiales resistentes.

Fíjate en las cocinas profesionales.

Pese a que el acero se ralle con el tiempo, es el material más utilizado por los chefs más laureados del mundo. ¿Por algo será no?

Además de ser resistentes a los daños causados por tu mala praxis, son especialmente fáciles de limpiar dado que admiten una variada gama de productos que las dejan brillantes, higiénicas y “como nuevas” en un par de frrssh-frrsshhh y frotes.

Dale un toque de color

O quédate en blanco.

Ya que estás con la reforma de la cocina, te proponemos que introduzcas nuevos colores. Puedes apostar por tonalidades arriesgadas como el verde o el rojo siempre y cuando cuentes con espacio suficiente para que no reduzcan demasiado la sensación visual que tienes.

Si te aburre el blanco pero te agobia la idea de mezclar demasiados colores y que después nada encaje, elige el gris, el beige u otras tonalidades crema.

Piensa en la iluminación

 La principal iluminación que necesitas en la cocina es la cenital, y debería ser más blanca o azulada para ver el color real de las cosas.

Después, puedes distribuir puntos de luz más tenues, por ejemplo debajo de la campana extractora, para acompañar tareas más sencillas como remover una mezcla o dejar que se enfríe un plato.

Otra idea, muy inteligente además, a la hora de ahorrar espacio en la cocina supone instalar tiras de luz LED bajo armarios y muebles altos.

Además de ser una opción muy eficiente por su gran potencia y reducido tamaño, los LED consumen poca energía y, por tanto, son más sostenibles con el medioambiente.

 Renueva los electrodomésticos

Ya que vas a cambiar el aspecto estético de paredes, encimera e iluminación, actualiza asimismo el resto de instalaciones. Las grandes marcas de electrodomésticos de línea blanca siempre cuentan con una oferta de lo más innovadora: ¡no pestañees porque te lo pierdes!.

Puedes dar el salto al Internet de las Cosas introduciendo electrodomésticos inteligentes en tu cocina, para llegar a casa justo cuando el estofado sale del horno.

O puedes aprovechar la reforma de tu cocina para instalar electrodomésticos panelados, término con el que se describen aquellos que están integrados en las paredes de la cocina, no ocupan espacio de más y suelen estar diseñados a medida.

 Con algunos de estos consejos, ya tienes más o menos claro que una reforma de cocina no es tan difícil como parece. Solo hace falta un presupuesto sólido para abordar todas las necesidades del nuevo proyecto, y el compromiso personal de querer mejorar la manera en que haces las cosas.

En KUIKO siempre estamos dispuestos a echarte una mano.

Sea tu cocina grande o pequeña, cuente con una distribución triangular o quieras derribar un tabique para transformarla en una cocina americana, puedes entrar en KUIKO.es y acceder a cientos de profesionales dispuestos a realizar tu reforma al mejor precio.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *