Abre la puerta de la cámara, HAL.

Lo siento, Dave. Eso no me es posible.

Alexa, pon música de mi lista de Spotify Por fin en casa

Vale, Juan. ¿Te gustaría que, además, encendiese la chimenea? 

Entre los anteriores diálogos hay una distancia de casi 50 años.

El primero de ellos proviene de la novela y película de ciencia ficción “2001: Una odisea en el espacio”, escrita por Arthur C. Clarke y rodada en 1968 por Stanley Kubrick.

El segundo, podría ser la conversación que mantuviéramos cualquiera de nosotros con el dispositivo y altavoz inteligente de Amazon al llegar a casa.

El “Internet de las Cosas” no es, ni mucho menos, cosa de ciencia ficción.

Es una realidad que cada día está más presente en nuestras vidas.

¿Quieres saber cómo puedes utilizar esta tecnología tan llamativa para impulsar tu negocio? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Una definición

El IoT (Internet of Things) es un concepto del que se habla periódicamente en las noticias debido a sus constantes novedades y se refiere a algo así como una “inteligencia nueva” que adquieren algunos dispositivos al conectarse a Internet.

Se podría decir que, gracias a esta innovación, los objetos que tengamos conectados a Internet y a su red de información, se vuelven inteligentes y pueden realizar tareas casi de manera autónoma.

 ¿Faltan huevos y leche? La nevera te los encarga.
¿Está lloviendo y vas a llegar empapado a casa? Enciende la calefacción a distancia. ¿Te preocupa no saber si te dejaste encendida la plancha? Revisa el estado online de todos los enchufes de casa y apágalos desde donde quieras.

El Internet de las cosas mejora la productividad de las empresas.

Este mundo de facilidades cotidianas tiene su reflejo en nuestros lugares de trabajo.

De los casi 26.000 millones de dispositivos que se vaticina estarán conectados al Internet de las Cosas en 2020, un 40% de ellos funcionará en empresas.

No es de extrañar que, en un mundo tan cambiante como el laboral, estos dispositivos tan futuristas vayan a revolucionar de nuevo la manera en que hacemos las cosas.

De hecho, ya tiene su propio término: EIoT (Enterprise Internet of Things).

Hacer que tu PYME o negocio se vuelva tan inteligente como HAL9000 es muy fácil si tienes una amplia gama de profesionales especializados entre los que elegir.

Pero antes que consideres realizar una inversión, vamos a explicarte de manera muy sencilla algunas de las ventajas que tendría instalar esta tecnología en tu empresa.

Reabastecimiento automático en tu negocio

 De todas las tareas que realizas a diario, una de las más pesadas es ponerte en contacto con proveedores para realizar pedidos de los distintos consumibles en tu espacio de trabajo.

Imagina que la impresora es la encargada de pedir papel y tóner cuando detecta que estos consumibles están cerca de agotarse. Imagina que la máquina de café pide los sobres de azúcar, las cucharillas, la leche y el propio café, sin que tú tengas que pedirlo por teléfono. Imagina que la grapadora… no, no, deja, deja. Ya sería demasiado.

 Productividad de la fuerza laboral

 Cada día se malgastan horas y horas realizando tareas que podrían estar automatizadas, eso está claro. Todo aquello que se haga “de manera robótica”, se le puede encargar a una máquina. Liberando horas de status de cada empleado.
Y es probable que lo haga mejor, dado que las máquinas no tienen malos días, ni se desmotivan, ni se agobian ni se cansan.

Otro beneficio de incorporar el “Internet de las Cosas” a tu trabajo sería la ayuda en la toma de decisiones. Esa información que se recoge en directo, se puede analizar para sacar conclusiones que mejoren la eficacia de la plantilla. Pero, ¡ojo!, todavía no hay innovación tecnológica capaz de mejorar tus lunes por la mañana.

Climatización inteligente

Este aspecto es poco reseñable cuando las temperaturas son más suaves o predecibles, pero en las transiciones estacionales que vuelven tan locos a los meteorólogos, tener tu oficina o lugar de trabajo conectado a Internet te permitirá mantener siempre la temperatura perfecta.

Existen en el mercado multitud de opciones entre las que decidirse, y según la inversión que estés dispuesto a hacer, algunas de ellas cuentan con funcionalidades muy interesantes.

Ahorro energético

Cada vez es más frecuente visitar edificios inteligentes que parecen tener vida propia. El hecho de que alojen a la fuerza de trabajo de una empresa, les dota de una responsabilidad muy grande. Un ascensor averiado o un sistema de calefacción bipolar pueden dar al traste con la productividad de miles de personas.

Una de las tareas automáticas que realizan estos edificios y que tú también puedes instalar en tu empresa, de manera sencilla y sin un presupuesto estratosférico, es un sistema de sensores de movimiento que permita a tu oficina optimizar la tarifa de la luz. ¿Cómo? Iluminando solo aquellas zonas en las que detecte personas trabajando.

Muchos de nosotros y nosotras seguiremos decorando la postal nocturna de la ciudad desde nuestros escritorios, pero lo haremos consumiendo hasta un 70% menos de energía. Bueno para el planeta, bueno para la empresa.

¿Qué te parece? ¿Conoces alguna otra ventaja del IoT empresarial?
Cuéntanoslo aquí abajo.

 

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *