Antes de conocer cuáles son los mejores métodos para evitar procrastinar, primero debemos entender qué es la procrastinación.

“Cras” es una palabra que proviene del latín y significa “mañana” o “adelante” y básicamente, esto lo explica todo: procrastinar es aplazar o posponer algo. Pero, aunque ya sepamos qué significa, el tema acaba de empezar. Sigue leyendo y conoce todo sobre la procrastinación y cómo evitarla.

Etapas de la procrastinación:

1.- Sientes ansiedad y desgana ante esa tarea que debes realizar.

2.-Tu cerebro quiere aliviar esa sensación y ¿cómo lo hace? Buscando otra tarea. Ahora te vuelves muy productivo en actividades menos prioritarias que la pospuesta.

3.- La tarea que debes hacer tu cerebro la asimila como dolorosa y aparecen cada vez más excusas para no realizarla y, una vez que vuelves a recordar la tarea pendiente, sientes culpa o remordimiento y regresas a la primera etapa.

¿Qué consecuencias tiene la procrastinación?

 El estrés y la culpabilidad es una de las principales consecuencias de posponer tus labores, pero también te puede hacer ganar una mala reputación en tu trabajo, hará que pierdas la ambición del éxito y las metas propuestas en algún momento, obtener los resultados que deseas te será mucho más difícil y si tu tarea tiene que ver con tu salud, puede incluso afectar tu bienestar. Además, una de las consecuencias más importantes de la procrastinación es que puede afectar a tu autoestima y a tu estado de ánimo.

 ¿Por qué procrastinamos?

 Hábito: si la actividad no es común entre tus tareas diarias o entra en conflicto con lo que sueles hacer, supone un esfuerzo extra para realizarlo, mucho más si se trata de una labor que no te gusta.

Recompensa: la labor no nos trae ninguna satisfacción inmediata, además, se hace más fácil hacer cosas como revisar las redes sociales o ver televisión, en vez de comenzar ese proyecto que se ha estado posponiendo.

Nos creemos más productivos: en nuestra mente está bien posponer las cosas, sabemos que lo haremos “más tarde”, pero al final nos damos cuenta que no hemos empezado y el tiempo no es suficiente.

Subestimas tu tarea: se piensa que la actividad a realizar es tan fácil que no necesitaremos demasiado tiempo para hacerla, pero al darnos cuenta que es más complicado de lo que teníamos en mente, se genera una resistencia para continuar.

Miedo al fracaso: el temor puede paralizarnos y evita que continuemos con la tarea ya que, en ocasiones, se prefiere no hacer algo que hacerlo imperfecto.

Hay dos tipos de procrastinación, la activa y la pasiva:

La activa es a propósito, surge cuando la fecha límite de tu proyecto está muy cerca y te vuelves más productivo, haces el trabajo bajo presión, aunque para algunos esto funciona muy bien.

La pasiva es la común, es decir, cuando tienes una tarea que hacer y la aplazas con cualquier otra cosa más entretenida o más sencilla para evitarla hasta el último momento posible.

Partiendo de esto, te contamos cómo puedes evitarlas…

Estrategias para dejar de procrastinar

Aunque se trata de un hábito muy común, es posible evitarlo. Aquí te contamos qué puedes hacer:

  • Si eres un procrastinador activo, te recomendamos que pongas una fecha tope de mayor urgencia para realizar tu labor, lo cual te ayudará a actuar con mayor premura.
  • Este hábito se suele dar con tareas que consideramos aburridas. Esto lo podemos cambiar con la estrategia del topping, que consiste en darte una recompensa al terminar tu labor. Básicamente, es como premiarte por hacer el trabajo. Ya verás que con el tiempo será más sencillo y no necesitarás este incentivo.
  • Si la tarea no te genera un beneficio inmediato, la pospondrás todo lo que puedas, pero si piensas en las consecuencias que te acarreará no realizarla, verás cómo cambia tu perspectiva. También puedes pensar en las consecuencias positivas que te traerá hacerlas.
  • Cuanto más tardes en comenzar esa tarea, verás que se te hace más larga. ¿Quieres olvidarla rápido? Primero olvida todo lo que tienes en mente que te impide realizarla y comienza ahora. Ya verás que, una vez que la termines, tendrás mucho más tiempo para disfrutar, sin tener que pensar en esa actividad que te causó tanto estrés.
  • Combina la tarea que no te gusta con una que sí. Haz algo que te resulte agradable mientras la realizas, como por ejemplo, escuchar la música que te gusta. También puedes hacer la actividad pendiente en un lugar que te resulte agradable.
  • Minimiza el problema, no lo subestimes. Siéntete capaz de cumplir la tarea y motívate.
  • Está demostrado que trabajar en equipo siempre es más reconfortante. Por eso, te recomendamos conseguir a un compañero que trabaje a tu lado y pueda hacer el momento más agradable e, incluso, que podáis compartir ideas juntos.
  • Divide el trabajo en pequeñas tareas, comienza por lo más fácil y cuando estés por la parte más complicada ya verás que te faltará poco para terminar.
  • Haz tareas de 10 minutos, dedícales todo el esfuerzo posible y si te extiendes el tiempo, mejor. Poco a poco la irás terminando.
  • Olvídate de las distracciones. Una de esas es el móvil y, en especial, las redes sociales.

Es muy importante que, en tu trabajo, sea cual sea, desempeñes tus labores al momento, solo así tendrás más tiempo de atender todo lo que debes hacer.

Si te ha gustado este artículo, quieres saber más de este tema o tienes algo que agregar, déjanos tu comentario y con gusto te responderemos lo más pronto posible.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *