¿Por dónde empezar? Revisar los radiadores y la caldera, las persianas y las ventanas, los textiles e, incluso dar el paso para instalar ese termostato que tanto necesitas antes de que el frío apriete, hará que el frío no te pille desprevenido.

En este artículo encontrarás 10 consejos importantes para reducir tu factura y aumentar tu confort el próximo invierno.

Sigue leyendo y pon tu casa a punto para las bajas temperaturas.

 1. Un ojo a las ventanas y puertas

 ¿Sabías que según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), un aislamiento insuficiente provoca la pérdida de entre el 25% y el 30% de la calefacción? Si tu presupuesto no te permite renovar tus ventanas, la opción más barata y efectiva es revisar las grietas de alrededor e incluso instalar unos burletes para evitar que pase hasta la más mínima ráfaga de aire.

Si te lo puedes permitir, cambiar tus ventanas a unas de PVC de gran aislamiento es, sin duda, la mejor opción. Todavía estás a tiempo de hacerlo antes de que llegue el frío de verdad.

 2. ¿Cuentas con las persianas adecuadas?

 Échales un vistazo no vaya a ser que tengas alguna estropeada. Las necesitarás si quieres gastar mucho menos en tu calefacción. Además, si eres de los que baja las persianas cada noche, conseguirás que el frío del exterior no se filtre a través de los cristales de las ventanas. 

3. ¿Y si optas por una doble cortina?

 Se trata de una de las soluciones más sencillas (y baratas) que no requiere una complicada mano de obra, pero sí de una instalación con un buen manitas.

Resultan muy eficaces para evitar que el calor se escape por la ventana y que el frío del exterior entre. ¿Caída doble o estor y caída? Cualquier fórmula funcionará. Tras la instalación, córrelas cada noche y tu factura energética y tú lo notaréis.

4. ¿Problemas con los radiadores?

Si no se purgan de forma automática, si el agua circula sin problema por su interior, la eficiencia y el ahorro de los radiadores aumentan. Tu calefacción representa el 25% de todo lo que gastas al año en energía, y ten en cuenta que, si no los limpias correctamente, pueden empeorar su rendimiento y por tanto, tu gasto.

5. El termostato es tu aliado

¿No cuentas con uno? ¡Es el momento de instalarlo! Un termostato encenderá y apagará la calefacción de forma automática, haciendo que la temperatura de tu propiedad se mantenga estable. Así no tendrás bajadas bruscas que provoquen las consiguientes subidas de precio y un mayor gasto energético.

6. No nos olvidemos de la caldera…

¿Sabías que en la mayoría de modelos lo normal es que la presión oscile entre los 1,2 y los 1,5 bares? Te recomendamos encenderla, esperar unos minutos, y comprobar que está dentro de estos parámetros. En caso de que sea mayor, habrá que purgarla y, si es demasiado baja, tendrás que abrir ligeramente la llave para llevar más agua al circuito de tu calefacción.

Por cierto, ¿has pasado la revisión de la caldera? Si no recuerdas cuándo fue la última vez, hacerlo en otoño te ahorrará disgustos y sobrecostes en invierno.

7. Tu ventilador, ¡siempre en el buen sentido!

¿Tienes un ventilador de techo? ¡Es el momento de poner uno en tu vida! El aire caliente tiende a subir, con lo que un ventilador que lo envíe de nuevo hacia abajo, te dará un mayor confort en la propiedad. Aunque eso sí: ¡Importante! Con el frío, las aspas deben girar en el sentido de las agujas del reloj.

8. ¡Que nada obstaculice tus radiadores!

Durante los meses de buen tiempo solemos colocar los muebles como nos apetece, sin tener presente si estamos tapando los radiadores. Sin embargo, con el frío, es mejor que nada se interponga entre ellos, y es mucho mejor evitar que estén bajo una ventana con cortinas. Si este es tu caso, quizá necesites hacer un cambio.

9. ¿Se te ha quedado pequeño el armario?

Seguramente hayas hecho el cambio de armario y, con todo lo que abulta la ropa de otoño, se te ha quedado pequeño. Apuesta por jubilar ropa o bien hacer una reforma a tu armario. A la larga, solo te traerá beneficios. Esta es la señal que estabas buscando para contratar al carpintero que te haga ese armario en el que tanto tiempo llevabas pensando.

10. Terraza y jardín, preparados para el otoño

Con la llegada del frío solemos dejar de lado las zonas exteriores de la casa. Sin embargo, tener un buen suelo antideslizante, un bombín calefactor o un menaje resistente a la intemperie, pueden hacerte disfrutar de los momentos otoñales, ¿y por qué no hacerlo si tienes la suerte de disponer de una terraza o jardín? Además, también puedes colocar textiles como alfombras, mantas o cojines, son el aliado ideal para hacer frente al frío.

Consejos extra:

  • Mantén tu calefacción a temperatura constante:Las subidas repentinas incrementan tu factura.
  • Contrata la instalación de paneles reflectantes detrás de los radiadores:Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), con esto ahorrarás entre un 10 y un 20% en energía porque la rebotará al interior de tu propiedad.
  • Cierra la puerta de la cocina: Esta estancia tiene rendijas de seguridad que son coladeros para el frío del exterior y la calefacción del interior.
  • Deja que entre el sol: Cuanto más calor natural, menos gastarás en calefacción.

Aplicando estos tips, ¡tu casa estará preparada para el otoño! Y, al final del año, ahorrarás habiendo pasado una estación de lo más confortable.

¿Necesitas ayuda para la puesta a punto de tu casa? Entra en KUIKO.ES, compara precios de profesionales homologados y contrata al que más te guste. ¿Sigues teniendo dudas? Llama a nuestros arquitectos y deja que te ayuden a preparar tu casa para el frío.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *