En la ciudad todo son prisas, y atascos, y excusas.

En la ciudad sobran los planes, pero falta el tiempo con el que saborearlos.

De la ducha a Yoga, y de Yoga al trabajo.

“¡Qué relajante es hacer jogging para no llegar tarde!”

Del trabajo a casa.

De casa a clase.

De clase al cine

Y del cine a la cena.

“¿Conoces la nueva técnica para aprovechar mejor tu tiempo libre?”

 Aquel hámster que tuviste en la adolescencia se compadecería hoy de ti. Al menos él podía bajarse de la rueda.

Pero tú no.

Y es que la ciudad tiene muchas cosas buenas que te dan la vida, pero tiene muchas otras que te la quitan y te atrapan en una espiral.

¡Ojo! Que no eres la única persona a la que se le ha ocurrido hacerlo. Más que un fenómeno, el éxodo urbano es una realidad.

¿Verdad que has pensado en dejarlo todo y mudarte al campo?

En KUIKO te ayudamos a realizar ese cambio de aires con el que siempre has soñado.

Y te proponemos una reforma para transformar una antigua vivienda rural que ha quedado abandonada en un prometedor proyecto con el que independizarte de la rutina, el stress y las prisas que siempre te esperarán en la ciudad.

1º paso: Decide dónde quieres vivir.

Puedes echarlo a suertes o poner el dedo en el mapa, o sencillamente dejarte inspirar por las casi 3.000 aldeas abandonadas que existen en toda España.

Algunas de ellas están en venta. Otras han dejado de estarlo.

¡Date prisa! Encuentra tu lugar en el mundo antes de que un inversor extranjero decida transformar el tuyo en un hotel rural.

Como siempre está bien tener un plan B y no te podemos garantizar que dejes de depender de la ciudad, te recomendamos vivir cerca de un centro urbano o alguna localidad de al menos 100.000 habitantes.

No hace falta que sea muy grande o cosmopolita, pero te asegurarás de que tiene un centro médico.

Que si estás dispuesto a imitar las aventuras del protagonista de “Los Asquerosos”, eso ya es otra cosa. Pero de momento, y debido a todos los trabajos que requerirá la rehabilitación de una casa abandonada, es mejor que no te decantes por ningún lugar demasiado alejado de la sociedad.

2º paso: Contrata a un Arquitecto Técnico Especializado

 Necesitarás tener uno de tu lado para comprender todo el papeleo.

Te imaginas que para viajar al extranjero,

¿tuvieses que formarte como piloto?

O que para degustar un exquisito plato de tu comida favorita ¿tuvieras que haber aprendido cocina?

Tiene tanto sentido como enfrentarte a esto solo.

Hazte un favor y contrata a un Arquitecto Técnico Especializado

Una vez hayas ojeado bien la edificación que te interesa y el terreno que la rodea, acércate al ayuntamiento y pide la Cédula Urbanística.

Con ella en una mano, y un café bien cargadito en la otra, debéis estudiar cosas como la clasificación del suelo y su edificabilidad.

Sin olvidaros de comprobar la superficie total que abarca y la separación que ha de mantener respecto otras parcelas.

Se da el caso de que algunos edificios rústicos y protegidos cuentan con una serie de restricciones que los hacen muy poco atractivos.

¿No te gustan esas vigas de madera?

Lo sentimos, no se pueden cambiar.

¿Te apetece ensanchar la escalera?

Mejor vete pensando en serrarte las piernas.

Ten en cuenta que solo podrás rehabilitar o reconstruir aquellas zonas que presenten daños materiales. Y siempre y cuando dicha reparación no suponga una ampliación de los m2 estipulados en el catastro.

3º paso: ¿Conservar o tirarlo todo abajo?

Ambas tienen sus propias ventajas.

Conservar te ayuda a perpetuar en tu nuevo hogar el espíritu añejo que tiene actualmente la vivienda.

Demolerla por completo, te da la oportunidad de empezar de cero y decidir cómo quieres que sea – aunque sea una opción más cara.

Pero si no te quieres arriesgar, deja la decisión final en manos del arquitecto técnico.

En la mayoría de proyectos de reforma de edificios rurales o abandonados tendrás mucho margen de maniobra para decidirte por una opción que te encaje a ti y contente también al ayuntamiento.

4º paso: Actualizar las instalaciones al siglo XXI

Es muy probable que tu nueva casa abandonada no tenga nada de nueva. Hubo un tiempo en que en ella habitaron personas como tú, pero que no tenían las mismas necesidades.

Nunca supieron lo que era Internet, nunca disfrutaron de calefacción por suelo radial y puede que hasta nunca utilizaran la luz eléctrica.

Estos tesoros arquitectónicos perduran aún por toda la península.

Y dan testimonio de una época en la que no “necesitábamos” tantas cosas para ser felices. Pero tú si que las necesitas.

Incluye en el equipo de tu reforma fontaneros, carpinteros y electricistas para asegurarte de que la instalación cumple con los requisitos de seguridad.

Si tu vivienda se encuentra en una aldea abandonada, ten en cuenta la distancia entre la “edificación” y el poste eléctrico más cercano al que te tendrás que conectar.

Si está en un pueblo, algo menos de lo que te tendrás que ocupar.

¿Cuál es tu proyecto?

¿En qué podemos ayudarte?

Si nos respondes a estas dos preguntas podremos empezar a trabajar para hacer realidad esa reforma o proyecto de rehabilitación que tienes en mente.

¡Deja tu reforma en las manos de nuestros profesionales!

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *