¿Te va picando el gusanillo de una reforma? Existen cientos de motivos para buscar un cambio de aires en casa: la familia crece, la vivienda se queda anticuada o, simplemente, te apetece probar algo nuevo.

Para cada necesidad habitacional existe una reforma diferente. Y a la hora de soñar con ella, a menudo el único impedimento no es la imaginación, sino el presupuesto. Por fortuna, existe la financiación pública. ¿El secreto para acceder a ella? Alinear tu reforma con uno de los objetivos europeos o estatales.

En este artículo, te mostraremos algunas de las ayudas disponibles para reformar tu hogar en 2022 y cómo acceder a ellas. Prepara el ratón, porque las siguientes líneas están plagadas de enlaces de alto interés. ¿Comenzamos?

Ayudas para un hogar más eficiente

Objetivos de desarrollo sostenible, Agenda 2030, eficiencia energética, casas pasivas… ¿Te suenan todos estos términos? Una de las principales apuestas europeas en materia de edificación es la sostenibilidad. Y, en esos términos, nuestros hogares tienen mucho camino por recorrer.

Por eso, Next Generation EU, el plan europeo para la recuperación económica, contempla ayudas para transformar nuestros hogares y hacerlos más ecológicos. En España, estas medidas se concretan en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia.

Su componente número dos es el Plan de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana, con una inversión estimada de 6820 millones de euros. ¿El objetivo? Impulsar la rehabilitación de viviendas y el alquiler social de unos edificios más eficientes. Pero vamos al grano.

En este plan encontrarás dos tipos de bonificaciones: las ayudas fiscales, que sirven para deducir impuestos, y las ayudas económicas directas, algo más complejas de tramitar.

Ayudas fiscales

La Ley de la Vivienda establece nuevas formas de deducir impuestos por la optimización energética de edificios comunitarios y pisos particulares. Estas deducciones se verán reflejadas en el IRPF y se aplicarán sobre el coste de las obras de reforma. Ten en cuenta que, para acceder a ellas, pueden solicitarte un Certificado de eficiencia energética, entre otros documentos. Estas son algunas de las más interesantes:

Calefacción y refrigeración

Podrás deducirte hasta un 20% del coste de las reformas que hagas para reducir el consumo de calefacción y refrigeración de tu vivienda. La fecha límite para solicitarlo es el 31 de diciembre de 2022 y la base máxima de deducción son 5000 euros anuales. La única condición es que tu reforma consiga reducir en, al menos, un 7% la demanda de calefacción y refrigeración.

Consumo de energía

Si la reforma que tienes en mente contribuye a mejorar la eficiencia energética de tu vivienda, podrás deducirte hasta un 40% de su coste. Como máximo, podrás gastarte 7500 euros anuales y, al igual que con la ayuda anterior, deberás reducir el consumo de energía primaria no renovable en al menos un 30%.

Edificios residenciales

Por último, los edificios residenciales podrán aplicar una deducción de hasta el 60% antes del 31 de diciembre de 2023. El máximo compensable son 15000 euros. Para ello, el conjunto del edificio deberá obtener el certificado de eficiencia energética con una reducción de al menos un 30% en su consumo. También se valorará positivamente que obtenga la clase A o B en la calificación. 

Ayudas económicas directas

Para acceder a ellas, necesitarás tramitar un estudio de certificación energética antes de la reforma y otro una vez finalicen los trabajos. Para que te hagas una idea, el estudio de certificación energética de un piso de unos 90 m2 ronda los 80 euros y el de un chalet de 200 m2 los 120 euros.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, estas ayudas ascienden hasta 8000 euros por vivienda y 80 m2 de superficie construida. Al final del documento encontrarás un listado de enlaces al organismo gestor de tu Comunidad Autónoma para que puedas informarte sobre tu caso particular.

Un hogar más seguro y accesible

Otro de los puntos del Plan Estatal de Vivienda 2022-2025 destina una partida a fomentar la conservación, seguridad de utilización y accesibilidad de las viviendas. Sus beneficiarios son propietarios de viviendas y comunidades, pero también empresas. Así que si tienes una PYME, no pierdas los requisitos:

  • Viviendas unifamiliares, dentro de un edificio residencial colectivo y edificios.
  • Antigüedad preferentemente anterior a 1996.
  • El 70% de la superficie de los edificios debe ser de uso residencial de vivienda.
  • El 50% de las viviendas del edificio deben constituir un domicilio habitual.

Con carácter general, el límite de la ayuda es un 40% de la inversión, aunque puede ascender hasta el 75% en determinados casos.

Un hogar listo para alquilar

Si entre tus planes no está una reforma orientada a la eficiencia energética ni a la conservación o accesibilidad de la vivienda, existe una última opción. No es estrictamente una ayuda, sino acceso a financiación bancaria a través de la concesión de avales ICO.

El Programa ICO de vivienda y regeneración urbana y rural tiene como objetivo incrementar la oferta de viviendas en alquiler social o asequible. Por tanto, financia la adquisición, promoción o rehabilitación de viviendas destinadas al alquiler o cesión en uso.

De nuevo, será cada Comunidad Autónoma la que lance la convocatoria durante el primer trimestre del año, así que te animamos a dirigirte a la tuya para encontrar más información.

Enlace de información para cada Comunidad Autónoma

¿Ya has encontrado el tipo de ayuda que mejor encaja con la reforma que quieres hacer? Si es así, te damos la enhorabuena y te animamos a contactar con un profesional de KUIKO para llevarla a cabo con todas las garantías.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *