Esta crisis pandémica va a dejar algo muy claro.

Y es que el tejido productivo de nuestro país es inmune a lo que le tosan o estornuden encima.  

Es algo que define muy bien el carácter español.

Nos crecemos ante las adversidades, nos encantan los retos. Somos así.

Por eso, después de más de 3 meses sin pisar la oficina se acerca cada vez más el día de hacerlo.

Y sabe bien todo el mundo que lo haremos con fuerza.

Fuerza con la que volveremos al trabajo para levantarnos de nuevo.

Porque lo que nutre el gran país que nos rodea es precisamente lo que llevamos meses sin poder hacer con normalidad: trabajar.

Muchas PYMES no volverán a abrir, pero las que lo hagan, necesitarán sobreponerse de inmediato al shock epidémico y adaptarse a la famosa “nueva normalidad”.

En KUIKO, estamos del lado de las empresas, y queremos ayudar a todas y cada una de ellas a abrir de nuevo para no tener que cerrar nunca más.

Por eso, hemos preparado este artículo del blog en el que os detallamos cómo desinfectar un lugar de trabajo y cómo adaptarlo a las nuevas circunstancias.

 Control de temperatura y síntomas a la entrada

 Hasta que un invento futurista y de origen japonés revolucione nuestros lugares de trabajo, deberemos apañárnoslas con una gran dosis de paciencia y otra de sentido común.

Te recomendamos comprar termómetros infrarrojos y poner a alguien responsable en secretaría para marcar la entrada de los empleados.

¿Tienes fiebre? ¿Has estado en contacto directo con algún confirmado? ¿Sufres alguno de los síntomas más comunes? (tos, resfriado, dolor articular o anosmia)

Te vas a casa. 

Nos jugamos mucho más que la supervivencia de nuestra economía, nos jugamos un segundo rebrote que acabaría por enterrarla.

Instalar puntos de desinfección personal

 Los habrás visto ya en supermercados, restaurantes, hoteles y grandes superficies.

La moda en interiorismo de este año es blanca, es de plástico, tiene forma de cohete y está llena de gel hidro-alcohólico.

Los hay con sensor de movimiento y también más económicos, pero lo cierto es que no podrás abrir de nuevo sin haber instalado unos cuantos de ellos.

Desde las autoridades se recomienda instalar al menos 3 aunque tu oficina sea pequeña: en la entrada, en la cafetería/cocina y cerca de los baños – además de 1 adicional en el interior de los lavabos de mujeres y hombres.

 Rotación selectiva de la plantilla

 Volveremos todos, pero no lo haremos juntos ni al mismo tiempo.

La flexibilidad laboral que muchas empresas han demostrado acogiéndose a los ERTES, nos da pistas de hacia donde se desarrollarán las labores de recursos humanos de los próximos meses.

La idea de la rotación presencial de plantilla no es nada innovadora, se lleva ejerciendo desde el siglo XVIII para garantizar que la industria no cesaba de producir.

De esta manera, existen muchos trabajos a día de hoy que tienen turnos de día y de noche.

En el caso concreto de una empresa en tiempos del COVID-19, lo que se invita a hacer es precisamente a reducir mano de obra presente. Es decir, a organizar a la plantilla en turnos para que la producción vuelva a la normalidad sin que haya contagios.

Por ejemplo, hay empresas en las que, aprovechando el horario intensivo de verano, trabajará un 50% de la plantilla por la mañana y otro 50% por la tarde.

Y también hay empresas en las que un grupo de la plantilla trabaja presencialmente durante las dos primeras semanas del mes, mientras que el otro lo hace desde casa.

Reserva estratégica de material

Mascarillas, tratamientos, geles…

Durante los últimos meses hemos podido comprobar que la compra de material médico se asemeja más a un caótico bazar chino que a un mercado honesto y regulado.

Por eso, te recomendamos que tengas al menos 1 mes de material desechable y geles hidro-alcohólicos siempre disponibles, y que sirvan exclusivamente para emergencias.

Su precio en el mercado se puede mover más que una montaña rusa, así que sé precavid@ y “no te quedes sin”.

Más trabajo telemático y menos desplazamientos

En sintonía con uno de los puntos anteriores, se deberá dar prioridad al trabajo telemático – siempre y cuando este sea posible.

Pero la vuelta a la normalidad conllevará el mantenimiento obligado de los 2 metros de distancia habituales, también entre compañeros de trabajo.

Una buena manera de hacerlo y con muy poco dinero es marcar el suelo con cinta adhesiva de colores, indicando de manera visual cuándo se está entrando en el espacio personal de otra persona.

Tan importante como no contagiarse entre compañeros, es no mezclarse con mucha gente del exterior. El virus salta muy fácilmente de personas a superficies y de superficies a personas.

Si tienes una sólida de carteras de clientes pero estos no están habituados a zoom, Skype o hangouts, te recomendamos hacer una tarea evangelizadora con ellos. Menos desplazamientos, menos contagios.

Desinfección diaria y semanal

Dependiendo de la organización de plantilla que estéis siguiendo, deberéis hacer una desinfección por nebulización profesional más a menudo.

Por lo demás, se deberán reforzar la limpieza habitual de superficies, intercambiando los productos habituales por unos que contengan desinfectantes.

En cuanto al aire acondicionado, es imprescindible limpiar y purificar los filtros de manera periódica para no dar tregua al virus.

¿Conocías todas estas medidas? ¿Tienes ganas de volver a tu oficina? Antes de hacerlo, comprueba que el mantenimiento de la misma ha sido realizado correctamente.

Si aún no cuentas con un equipo profesional que lo haga, encuéntralo en KUIKO.ES

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *