Parece que lo peor del coronavirus empieza a quedar atrás para una gran mayoría de ciudadanos. Las calles vuelven a vibrar, las ciudades vuelven a sonar, llenas de nuevo de vida.

Pero para los dueños de establecimientos de hostelería como bares, cafeterías o restaurantes, todavía quedan algunos meses de incertidumbre en los que tendrán que adaptarse a la “nueva normalidad” post-COVID19.

Esa misma ciudadanía que hoy se asoma con miedo y prudencia al exterior, volverá paulatinamente a llenar los bares y cafeterías que tanto echa de menos.

Siempre y cuando estos le puedan garantizar que en su establecimiento no se van a contagiar.

Por eso, estamos ante una transformación radical – aunque esperemos que temporal – de los bares y cafeterías que todos recordábamos.

Muchos de ellos estos días están de obras.

Si eres dueñ@ de un bar o cafetería, te contamos qué deberías tener en cuenta antes de abrir de nuevo. Además de este post, te recomendamos que leas también “Reformas que necesitará tu restaurante antes de abrir de nuevo”, en el que encontrarás todavía más consejos. 

Digitalización del stock 

Los expertos advierten, muchas cosas van a cambiar, y una de ellas será la digitalización casi obligatoria de todos los negocios.

Con la democratización de precios que han experimentado algunas de estas tecnologías, hoy es más necesario que nunca que todos los hosteleros, sea cual sea el tamaño de su negocio, sean capaces de analizar los flujos de stock que reciben en sus locales.

El stock es esencial para un negocio. Si se tiene demasiado parado, puedes llegar a tener que tirar productos caducados.

Eso no solo implica la pérdida monetaria de no haberlo vendido, sino además el espacio que ha estado ocupando en detrimento de otro producto del stock que habría tenido una salida más inmediata.

Optimizar el stock es clave para capear el futuro.

Con márgenes muy ajustados y siempre dependiendo del ciclo de “comprar, vender y pagar”, los dueños de bares y cafeterías que sean capaces de mejorar la gestión de compras tendrán medio mañana asegurado.

Igualmente, se deberán pactar nuevos horarios de recepción de alimentos o productos.

Si es posible incluso sincronizar la recepción de los mismos en la misma franja horaria, para poder garantizar que se están cumpliendo con las normas de higiene.   

Mamparas y vinilos para distanciar clientes 

Puede que no sea la opción más sencilla de implementar en un negocio hostelero, pero sí que es la más rentable en el medio y largo plazo.

Y es rentable porque, pese a suponer un desembolso inicial considerable, garantiza un flujo mayor de clientes con el que poder rentabilizarlo en apenas unas semanas.

Las mamparas de metacrilato son, además, perfectas porque pueden encontrarse en diferentes tamaños o encargarse a medida a proveedores locales. Y si contratas a un profesional especializado, podrás tenerlas listas en tu bar en apenas unas horas.

Por otro lado, y en aquellos negocios hosteleros en los se esté más habitualmente de pie, se recomienda la instalación de vinilos en el suelo que marquen la distancia mínima entre clientes.

Desinfección y protección del personal 

Si eres dueño de un bar o cafetería, y tienes una plantilla de trabajadores a tu cargo, atento a los siguientes consejos.

Realiza una desinfección por nebulización en tu local antes de abrirlo. Para asegurarte que se hace correctamente, contrata únicamente a profesionales autorizados para ello. Además, empresas como KUIKO, te facilitarán un certificado de desinfección que podrás mostrar a tus clientes para que se sientan más seguros en tu local.

Desde las autoridades sanitarias se recomienda prohibir el uso de teléfonos móviles y reducir la frecuencia en las salidas para fumar, ya que fomentan la transmisión del virus entre viandantes, trabajadores y clientes, y pueden originar un rebrote a nivel local.

Por otro lado, se deberán extremar las medidas de higiene y desinfección de todo el personal, esté o no en contacto directo con clientes.

Está comprobado que el virus puede sobrevivir en superficies como platos y bandejas durante muchas horas.

Por eso, es de obligatorio cumplimiento seguir un protocolo de desinfección para utensilios comunes, así como restringir el uso de servilleteros, palilleros desechables y otros posibles focos de contaminación.

 Reducir la carta y facilitar el pago con tarjeta

 La carta no podrá deambular de mesa en mesa, y de mano en mano. Deberá ser cantada por los camareros o, en su defecto, ser accesible a través de un QR en el móvil de cada cliente.

Los expertos recomiendan, asimismo, reducir su cuantía y adaptarla a la demanda real de los consumidores actuales.

Hay productos con poco margen para un negocio, pero que se consumían mucho antes de la crisis. ¿Seguirán siendo tan populares?

Analizar e identificar cambios en el comportamiento de tus clientes es clave para no malgastar los esfuerzos en este escenario.

Si además se puede depender de uno o dos proveedores en vez de necesitar 5 o 6, se reducirán costes innecesarios y que podrían lastrar el negocio.

Se recomienda adicionalmente impulsar el pago con tarjeta, pero no imponerlo de manera obligatoria.

Se debe cuidar a los pensionistas, que pagarán mayoritariamente en metálico.

Este público no perderá su poder adquisitivo tras la crisis, y será uno de los que más liquidez garantizará a los negocios de hostelería españoles.

Las medidas que recomiendan los expertos pueden ser duras, pero son a fin de cuentas muy necesarias.

Adaptarse a ellas antes que lo hagan otros competidores te permitirá poner tu negocio en marcha y en una posición de ventaja.

Encuentra a los profesionales que necesitas para adaptarte al nuevo escenario tras el confinamiento en KUIKO.ES.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *