Este 2020 va a ser un año muy especial porque está lleno de propósitos, proyectos y sueños que por fin “vas a cumplir de una vez por todas”.

Hacer una reforma de hogar…

Apuntarse por fin a Yoga…

Expresar más a menudo lo que sientes…

Muchos de estos propósitos de año nuevo quedan en lo que son.

Simples puntos suspensivos, esperando a que tú los hagas realidad.

Porque, ¿qué es todo lo que necesitas para llevarlos a cabo?

Tiempo y energía.

Tiempo tienes todo el que te queda, pero ¿qué pasa con la energía?

Si quieres conseguir un sueño reparador, cargar tus pilas y echar chispas por la carretera de la vida necesitas reformar tu dormitorio y transformarlo en el templo del descanso.

Aprovechando que la semana que viene es el “Blue Monday”, el lunes más triste de todo el año, desde KUIKO queremos inspirarte a reformar o renovar tu dormitorio para que tus días no sean nada grises.

Y hablando de colores, empecemos con ellos.

Colores suaves, neutros…o empapelados

Si existen auténticos gurús de la cromoterapia es porque los colores que nos rodean tienen mucha influencia en cómo nos sentimos.

Pinta el dormitorio de amarillo fosforito o verde eléctrico ¡y verás cómo no pegas ojo en una década! La tranquilidad, la paz mental y el silencio son algunos de los valores que tiene que evocar la pintura de tu dormitorio.

El blanco, el beige y toda la gama de tonalidades crema nos ayudan a cerrar los ojos por la noche y a despertarnos por la mañana. Al ser colores muy luminosos, son capaces de iluminar toda una habitación si hemos dejado una persiana entreabierta.

¿Buscas algo rompedor? Si tienes una personalidad explosiva, exprésalo por las cuatro paredes de tu cuarto. Hay empapelados con motivos naturales de todo tipo: florales, animales y también geométricos.

Puedes inclinarte a hacerlo más conceptual o incluso pop-art, en cuyo caso te recomendamos vinilos transparentes que son muy sencillos de instalar.

¿Y en el suelo? Madera

 Es casi obligatoria. Ni el peor de tus enemigos se merece que lo primero que sienta por la mañana sea el calambrazo de un suelo de baldosas frías en un pie recién despertado.

La madera – que puedes incorporar en tu dormitorio a través del parquet – crea un ambiente cálido e íntimo que nos invita a olvidarnos del stress diario, meternos en nuestro pijama preferido y descansar.

¿Estás reformando tu hogar? El micro-cemento, la cerámica o la piedra son alternativas que – pese a no ser tan cálidas – conservan bien el calor a lo largo del día.

Iluminación para dos momentos del día

La iluminación de tu dormitorio tiene que diseñarse para el amanecer y el anochecer.

Con una fuente de luz natural, etérea y homogénea que provenga de las ventanas para darte los buenos días, y diversas fuentes de luz artificial tenues y de tonalidades anaranjadas para acompañar tus momentos de lectura y ayudarte a relajarte antes de cerrar los ojos.

En el mercado existen todo tipo de lámparas, incluso inteligentes que son capaces de encenderse con el amanacer o cambiar de tonalidad según el estado de ánimo de tu playlist diaria, pero te recomendamos no invertir mucho en ellas ya que utilizarás esta iluminación artificial una media diaria de 10 minutos.

Orden en la sala y algo de almacenaje

Volviendo a las sensaciones que deberían ocupar tu dormitorio, el orden es una de ellas. ¡Recuerda! Ni la cama es un armario, ni el suelo es un revistero ni la mesita es tu oficina.

Recoge, tira y limpia a diario todo lo que te distraiga de descansar.

Si eres de los que no dejas de darle vueltas a cosas en tu cabeza, puedes mantener un blog de notas y un bolígrafo en un cajón de la mesita para anotar las ideas que se te ocurren o las tareas que debes hacer.

Para que tu dormitorio sea lo más minimalista posible, este tiene que contar con espacio suficiente para todo lo que guardas en él. Un buen armario, una cómoda, un cesto para la ropa sucia. Incluso un canapé con espacio extra de almacenamiento para que guardes cosas debajo del colchón.

Accesorios: plantas, telas y cabeceros.

Por último, y antes de terminar, hablemos de algunos detalles que marcarán verdaderamente la diferente en cuanto a la decoración.

¡Cuidado, las plantas te van a robar el oxígeno de noche!

Cierto, cierto. Pero en una cantidad bastante trivial, por lo que puedes utilizarlas para introducir un toque de color y de naturaleza en tu dormitorio sin miedo a las consecuencias.

En cuanto a las telas un breve apunte: estas van más allá de la colcha y pueden “mudar” con el cambio de estación. Acércate a cualquier tienda de decoración y hazte con fundas de cojines (y cojines) que vaya con el otoño-invierno, y la primavera-verano. Verás cómo te ayudan a vivir más intensamente cada época del año.

¿Un cabecero?¿Eso no es muy antiguo?

Para nada. Puede que en la casa de tu abuela todavía haya alguno que puedas pedirle prestado y renovar con algunos sencillos trucos (mira en cualquiera de nuestras redes sociales; te explicamos cómo).

Los cabeceros se están poniendo muy de moda por su gran versatilidad. Si estás reformando tu hogar puede que incluso te interese que este sea un hueco en la pared para que no ocupe más espacio.

La mayor variedad de profesionales para tu reforma

 Más cerca o más lejos de ti, pero siempre con el profesional que quieres para renovar tu dormitorio. En KUIKO contamos con los mejores, y te damos la posibilidad de pedirnos hasta cinco presupuestos de manera completamente gratuita y sin ningún tipo de compromiso.

¿Necesitas más inspiración sobre reformas, decoración o diseño interior?

Síguenos en todas nuestras redes sociales. Publicamos contenido de tu interés cada semana.

Twitter: KUIKO_ES

Instagram: kuiko_es

Facebook: KUIKO

 

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *