Te piden una gran reforma en una mini oficina… ¿Qué puedes hacer?

La respuesta es: Muchísimo.

Sí, sabemos que cuando estamos en la búsqueda de ideas y consejos para reformas, solemos encontrar oficinas inmensas, lo que permite más espacio para ponerse creativo. Pero cuando se trata de una oficina muy pequeña lo que se tenía en mente se desmorona un poco. Aun así… ¡no pasa nada!, aquí te ayudamos para que cuando esto te pase (que te pasará) no te quedes en blanco, sino que te pongas rápidamente manos a la obra y hagas una reforma fantástica.

Eso sí, el reto más importante que tienes, es evitar que el ambiente se vea sobrecargado y/o más pequeño.

Si tu cliente es de los que te ha pedido hacer una reforma integral en su empresa, aquí te contamos unos datos muy interesantes que te ayudarán a presentarle un trabajo excelente.

Sigue leyendo que te lo decimos todo y más…

1. Ahorra espacio con los muebles

Cuando se trata de ambientes pequeños, los muebles son el problema número uno. Por lo que es indispensable tomar medidas exactas y, preferiblemente, usar muebles multifuncionales, por ejemplo, un sillón que permita almacenar material o equipos de trabajo. Un gran consejo es colocar siempre los muebles que realmente se necesiten (menos es más): te aseguramos que tu cliente te lo agradecerá.

2. Iluminación para dar amplitud

Lo ideal es que cuentes siempre con luz natural, pero normalmente es necesario tener luces artificiales para trabajar con mayor comodidad visual. Según los focos que coloques y la intensidad, los espacios se verán más o menos amplios, por lo que trabajar la iluminación es básico. Sin duda, olvídate de las lámparas que van desde el suelo, eso restará espacio, usa lámparas de techo o colgantes, pero procura que no sean demasiado grandes o los empleados parecerán una mosca alrededor de la luz.

Otro dato súper importante es que, si colocas el lugar de trabajo cerca de la ventana no solo se sentirá más amplitud, también hará que tu cliente, al sentarse a trabajar sienta menos estrés y se promueva su creatividad (házselo saber y ya verás cómo se dará cuenta que pone su reforma en manos de un verdadero experto).

Ten en cuenta que, si vas a colocar su ordenador cerca de la ventana, el paso de luz no debe recaer nunca en la pantalla, porque de ser así será muy incómodo y al final, las persianas estarán siempre bajadas.

3. El color de tu oficina

El color es otro de los aspectos imprescindibles a tener en cuenta para crear una sensación de amplitud en el ambiente. Da igual si el logo del negocio de tu cliente es oscuro, el color del espacio debe ser claro (preferiblemente blanco). Pero si a tu cliente no le convence el blanco, puedes utilizar colores neutros como el beige. Luego podrás jugar un poco con el logo o el color de la imagen de marca, (pero solo un poco, ¿eh?).

Un truco muy efectivo es lo que se conoce como unidad cromática. La unidad cromática consiste en unificar muebles y paredes para que unos se pierdan en otros y que parezca más amplio y menos saturado (por ejemplo, muebles blancos y paredes blancas). Usa la misma gama cromática para ambos y juega con el color de los complementos.

4. Ordenadores

Lo ideal sería trabajar con portátiles, pero esto en realidad lo definirá tu cliente, aunque si puedes recomendarle que, por el tamaño del espacio, trabaje con un ordenador pequeño, mucho mejor. Así se optimizará mucho más.

5. Plantas, la guinda del pastel

Las plantas siempre dan el toque de gracia y es que estas no solo ayudan a mejorar la calidad del aire de la oficina, sino que también le dan un toque de glamour y frescura e, incluso, se pueden usar para dividir espacios de una forma más natural e innovadora.

6. La decoración minimalista

Aunque no es imprescindible, la decoración minimalista es la más recomendable cuando se trata de espacios pequeños.

En cuanto a la decoración debes tener en cuenta varias consideraciones. Los objetos que vayas a usar deben ser pequeños, ya que si colocas cosas grandes, se verá reducido el espacio. Pero de esto no trata una decoración minimalista, sino de colocar los objetos lo menos recargado posible, es decir, solo un par de detalles y listo.  Por ejemplo, los artículos que tu cliente necesita usar en la oficina, cuadros pequeños y un par de plantas.

¿Preparado para comenzar tu gran proyecto en un pequeño espacio? Anímate a hacer cosas increíbles en espacios reducidos. Sigue estos consejos y verás que, con esta información y tu experiencia, el resultado será fantástico.

Si tienes alguna duda, sugerencia o comentario, aquí abajo te dejamos un espacio especialmente para ti, donde podrás decirnos lo que quieras. Estaremos encantados de leerte y de responder  a tus inquietudes.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *