Tanto en obras nuevas como en rehabilitaciones de espacios, es normal que las empresas de construcción, una vez que terminan su labor, no realicen una limpieza profunda del lugar ya que no se trata de un cometido de su sector.

Cuando estas reformas terminan, es probable que encuentres manchas de cemento, yeso, pintura, serrín, polvo y otros elementos utilizados para renovar tu espacio. Sabemos que cuando está todo ese proceso de reforma concluido, lo único que quieres es comenzar a darle uso. Por eso, lo que debes hacer en ese caso es solicitar un servicio de limpieza de obras, que se encargue de hacer el mantenimiento exhaustivo, para que el espacio quede totalmente a tu disposición lo antes posible.

¿Haces tú la limpieza de obra o la dejas en manos de especialistas?

Una vez que las obras terminan y el espacio queda libre de escombros y materiales, antes de ocupar el espacio es imprescindible que se realice la limpieza adecuada: ¡el toque final! Pero, si piensas que has tenido ya muchos gastos o que lo ves como un proceso sencillo, te daremos algunas razones de por qué es más recomendable una empresa que te ayude:

  • Al hacerlo tú te generarás un poco más de estrés, a añadir al que has pasado por el proceso de la reforma.
  • Tardarás más tiempo en ponerlo todo a punto, mientras que, con una empresa de limpieza, el periodo será mucho más corto y podrás tener funcionando tu negocio en el menor tiempo posible.
  • Contratar a profesionales homologados significa que tienen los conocimientos necesarios para este tipo de procedimientos y que pueden resolver cada tipo de mancha de una manera específica y eficaz, con productos adecuados para estas y para la higienización y desinfección de las áreas.
  • Con una empresa especializada, podrás garantizar el coste del servicio. Una vez que los profesionales visiten el espacio, te plantearán el presupuesto y en este no suelen haber confusiones porque ya todo está visto.
  • Si decides encargarte personalmente es probable que tengas que alquilar la maquinaria especializada para estas tareas, por lo que, al fin y al cabo, tendrás que pagar algo por ello. Por supuesto, no te recomendamos comprarlas, puesto que el uso que le darás será mínimo.

¿Conoces el procedimiento de limpieza de obras de pisos y oficinas? 

Con las superficies despejadas de escombros y herramientas, el proceso comienza haciendo la limpieza de polvo residual y otros materiales que hayan quedado esparcidos por la obra.

Cuando se trata de superficies amplias, se deben utilizar aspiradoras industriales. Si lo haces tú, es importante que tengas en cuenta que no debes usar escobas normales porque lo único que conseguirás será levantar el polvo. Además, un dato importante es que nunca debes mojar el suelo para limpiarlo sin antes haberlo aspirado, porque eso empeorará todo y retrasará el trabajo.

Después de haber retirado todo el polvo, el proceso continúa con la eliminación de manchas hechas por los materiales utilizados en la obra y que pudieron haber quedado pegados al espacio. Por ejemplo, el cemento, el pegamento y la pintura. Todo dependerá del tipo de material y, además, de la superficie que vayas a limpiar. Es decir, deberás usar productos que eliminen las manchas, pero que no dañen la superficie. Sí, es toda una ciencia, por eso, siempre te recomendamos que este proceso lo dejes en manos de profesionales.

El siguiente paso es la limpieza de puertas y ventanas, incluyendo los marcos y manivelas. Luego el techo y las paredes. En todos estos casos, se debe quitar el polvo y las manchas de la superficie.

Además, se debe comprobar el estado de las tuberías usando productos adecuados en cada caso y previniendo atrancos que pueden ocurrir por el vertido de líquidos densos como las pinturas, e incluso, cemento.

Por último, los profesionales de limpieza suelen realizar un fregado profesional con máquinas de vapor a presión para resultados impecables en las superficies como azulejos y elementos sanitarios. Si esta tarea decides hacerla tú, te recomendamos contar con el equipo adecuado para hacer esta terminación de limpieza profunda. Cuando esté seco, dependiendo del tipo de suelo, se puede usar un tratamiento posterior como ceras, abrillantadores u otros productos, según el tipo de suelo y mobiliario.

Una vez terminado este proceso, se puede comenzar con el traslado del mobiliario que ambientará el espacio.

La importancia de la limpieza de obras

La suciedad que se genera en las zonas durante la remodelación puede ser muy molesta y si se trata de un local a pie de calle, es primordial ocuparse de la limpieza a penas culmine la obra. En esta infografía descubrirás por qué:

Una vez leído esto… ¿Qué prefieres?, ¿que lo haga una empresa de limpieza o hacerlo tú?

Déjanos tu comentario con la respuesta. Y si tienes algo más que decirnos o tienes alguna duda, ¡escríbela! Este espacio es solo para ti y queremos ayudarte.

Escrito por:KUIKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *